La búsqueda de soluciones sostenibles y eficientes en la construcción ha llevado al auge de conceptos como las ventanas eficientes y las estructuras Passivhaus. Sin embargo, en este camino hacia la eficiencia energética, han surgido algunos mitos que vale la pena desentrañar para comprender realmente el impacto de estas innovaciones. En este artículo, explicaremos estos mitos persistentes, enfocándonos en dos elementos esenciales para la edificación sostenible: las ventanas eficientes y la construcción Passivhaus. ¿Son realmente prohibitivamente costosas las ventanas eficientes? ¿Comprometen estas la estética de una vivienda? ¿Es la construcción Passivhaus un lujo exclusivo para edificaciones nuevas? A través de esta exploración, buscaremos claridad en un camino hacia un futuro construido sobre cimientos de eficiencia y cuidado con nuestro entorno

 

Mito 1: «Las ventanas eficientes son estéticamente limitadas»

Una creencia errónea es que las ventanas eficientes comprometen el diseño estético de un hogar. Al contrario, la tecnología actual ofrece una amplia gama de estilos y materiales, permitiendo que estas ventanas se integren armoniosamente con cualquier diseño arquitectónico.

Mito 2: «La construcción passivhaus es muy cara»

A menudo se piensa que alcanzar los estándares de la construcción Passivhaus es sinónimo de un presupuesto desmesurado. Sin embargo, la inversión inicial se traduce en ahorros significativos a largo plazo. La eficiencia energética reducirá drásticamente los costos operativos, amortizando la inversión inicial y contribuyendo a un hogar más sostenible económicamente. Las ventanas actúan como guardianes térmicos que minimizan las pérdidas de calor en invierno y son una barrera contra el calor del verano. Este aspecto no solo contribuye al confort del hogar, sino que también se traduce en ahorros sustanciales en las facturas de energía.

Mito 3: «Las ventanas eficientes reducen la entrada de luz natural»

Una preocupación común es que las ventanas eficientes, al estar diseñadas para minimizar la transferencia de calor, también limitan la entrada de luz natural. Las tecnologías modernas han superado este desafío, ofreciendo vidrios de alta eficiencia que permiten una abundante entrada de luz sin comprometer el aislamiento térmico.

Mito 4: «La construcción passivhaus es incompatible con el clima caluroso»

Existe la creencia errónea de que los estándares Passivhaus son aplicables solo en lugares fríos. En realidad, el concepto es versátil y puede adaptarse a diferentes climas. La clave está en el diseño inteligente que optimiza la eficiencia térmica, ya sea para retener o liberar calor según sea necesario.

Mito 5: «La ventilación en las casas passivhaus es insuficiente»

La ventilación adecuada es esencial, y algunos pueden pensar que las casas Passivhaus sacrifican la calidad del aire interior. No obstante, estas estructuras priorizan la ventilación controlada y eficiente, garantizando un suministro constante de aire fresco sin comprometer la eficiencia energética.

Es esencial ir más allá de los mitos y explorar la realidad detrás de las ventanas eficientes y la construcción Passivhaus. Estas tecnologías ofrecen soluciones viables y sostenibles para construir hogares que no solo ahorran energía, sino que también brindan confort y estética. La clave está en la comprensión y la implementación adecuada, despejando el camino hacia un futuro más eficiente y sostenible.

Si estás considerando construir tu próximo hogar o realizar una remodelación, las ventanas PVC podría ser la opción ideal para un espacio que fusiona eficiencia energética, confort y responsabilidad ambiental. En Casania somos especialistas en realizar este tipo de instalación. ¡Consúltanos!